¿Cuándo y por qué solicitar un estudio acústico?

estudio acustico barcelona

estudio acustico barcelona

Uno de los filtros ambientales que deben pasar los locales comerciales, desde bares y restaurantes hasta gimnasios o estudios de grabación, es el ruido. Gracias a la realización de un estudio acústico, el establecimiento podrá obtener la licencia de apertura del ayuntamiento, evitar contaminación acústica hacia el exterior y garantizar el bienestar de los vecinos.

 

¿Qué es un estudio acústico?

El estudio acústico es un informe donde se recoge el cálculo, la estimación y la medición de la calidad acústica de un local, así como se reflejan los posibles efectos por contaminación por ruido que se pueda emitir, además de un plan de medidas correctoras que garantice el cumplimiento de todas las normas de calidad y prevención acústicas vigentes según la normativa de cada localidad. Este estudio acústico debe ser previo a la entrada en funcionamiento de la actividad y debe acompañar al proyecto de actividad.

 

¿Qué tipos de ruido hay en un local?

Dado que no todos los locales se dedican a la misma actividad, parece lógico pensar que no todos generan el mismo ruido. Sin embargo, la intensidad y los momentos del día en que se produzca esta contaminación acústica son aspectos diferentes a los tipos de ruido que pueden concurrir en un local, los cuáles se diferencian en las siguientes categorías:

Ruido de impacto. Producido por el movimiento de muebles o por la carga y descarga de mercancías, etc.

Ruido aéreo. Proveniente de fuentes sonoras como equipos de música, de aparatos de aire acondicionado, de extractores de humos, de bajantes, entre otros muchos.

Vibraciones. Provenientes de equipos de refrigeración o de climatización.

Igualmente, hay dos conceptos que es necesario conocer y distinguir: emisión e inmisión. Y ya que no podemos saber a ciencia cierta cuanto ruido emitiremos con nuestra nueva actividad, la inmisión del ruido aportará el dato válido a la hora de realizar el estudio acústico, ya que este término expresa el nivel de ruido percibido en la estructura afectada por nuestra emisión de ruido.

De manera general, se parte de un valor estimado de emisión de 85dba, el cuál puede permitirnos un mayor o menor margen de aislamiento bruto según las circunstancias. En cualquier caso, cuento menos ruido se produzca, menor será la inversión en aislamiento; pero cuanto más eficaz sean las medidas que adoptes, más ruido podrás permitirte en el desarrollo de tu actividad.

 

¿Es obligatorio?

La realización del estudio acústico es obligatorio para cualquier local cuya actividad o instalación produzca ruido y vibraciones que genere niveles de presión sonora superiores a 70dBA, si bien, este límite será más o menos restrictivo en función del sector y la actividad del local. Todas estas especificaciones están recogidas en las ordenanzas municipales. 

Para saber si es obligatorio o no, primero hay que analizar el nivel de aislamiento del local y el sector de actividad. Y para aquellos en los que es no hay ninguna duda sobre su obligatoriedad, la categorización sería la siguiente:

– Los bares sin música, restaurantes y otras actividades diurnas contiguas a viviendas (como gimnasios, centros de estudio, imprentas o talleres), con horario de apertura comprendido entre las 7:00h y las 23:00h y en los que se pueda producir hasta 90 dBA, deben tener un aislamiento de ruidos de 60 dBA con respecto a viviendas y otros locales colindantes.

– Los bares con música, cines, salones de juego o talleres de carpintería, donde es factible superar los 90 dBA, necesitan un aislamiento acústico normalizado de 65 dBA, además de un aislamiento bruto en fachada de 40 dBA.

– Para las discotecas, salas de fiesta y otros eventos, que emiten niveles de ruido por encima de los 100 dBA es obligatorio un aislamiento normalizado mínimo de 75 dBA, más un aislamiento bruto en fachada de 50.

– Y para los locales que emiten ruido de origen estructural, como podría ser el caso de academias de baile o panificadoras, que se encuentran ubicados en edificios de viviendas, es necesario cumplir con condiciones especiales de aislamiento para ruidos por impacto.

A su vez, todos los locales se categorizan en zonas de sensibilidad acústica, pudiendo ser baja, moderada o alta.

 

¿Qué ventajas tiene?

El cumplimiento con las medidas recogidas en el informe acústico y con los límites establecidos en la normativa vigente, además de suponer un trámite necesario más para la obtención de la licencia de actividad, también presenta otras ventajas para el empresario y/o propietario del local:

  • Confort acústico para clientes y usuarios, ya que el estudio acústico asegurará la ausencia de eco en las instalaciones.
  • Confort acústico para vecinos y viandantes. Estas medidas evitarán que se genere contaminación acústica que ataque a viviendas y receptores cercanos.
  • Protección jurídica en caso de conflicto.
  • Reducción del coste de la obra de reforma, ya que la instalación de estas medidas resultará más económica si se implanta en el momento de adecuación del local y no de manera posterior.

Es decir, este informe no solamente sirve para cumplir con los requerimientos legales, sino también para añadir valor añadido al local y a un menor coste.

 

¿Cómo se lleva a cabo?

La primera acción que se recomienda llevar a cabo es la realización de una sonometría previa que permita conocer los valores actuales y reales del aislamiento del local y cuyos resultados podrán orientar el estudio acústico en un sentido o en otro.

Una vez realizada la sonometría, se procede a la realización del informe de sensibilidad acústica del local donde se desarrollará la propuesta de medidas a tomar para adaptar las instalaciones a las necesidades de cada actividad y a los requerimientos de la normativa.

Para que el estudio acústico tenga validez, debe ser redactado por un profesional técnico con formación y experiencia en arquitectura o ingeniería técnica. En DosG Oficina Técnica somos especialistas en estudio acústico en Barcelona y contamos en una amplia experiencia en la evaluación y adecuación de locales, viviendas y edificios.